La caza

20 de dezembro de 2012

Tras de un amoroso lance,

y no de esperanza falto,

volé tan alto, tan alto,

que le di a la caza alcance.

 

Para que yo alcance diese

a aqueste lance divino,

tanto volar me convino,

que de vista me perdiese;

y con todo, en este trance,

en el vuelo quedé falto;

mas el amor fue tan alto

que le di a la caza alcance.

 

Cuando más alto subía

deslumbróseme la vista,

y la más fuerte conquista

en escuro se hacía;

mas por ser de amor el lance

di un ciego y oscuro salto,

y fui tan alto, tan alto,

que le di a la caza alcance.

 

Cuanto más alto llegaba

de este lance tan subido

tanto más bajo y rendido

y abatido me hallaba.

Dije: ¿No habrá quien alcance!

Y abatíme tanto, tanto,

que fui tan alto, tan alto,

que le di a la caza alcance.

 

Por una extraña manera

mil vuelos pasé de un vuelo,

porque esperanza de cielo

tanto alcanza cuanto espera;

esperé sólo este lance.

Y en esperar no fui falto,

pues fui tan alto, tan alto,

que le di a la caza alcance.

[San Juan de la Cruz, 1542-1591]

Deixe um Comentário